septiembre 30, 2022

PUNTALS DE PLANICIA desde Puigpunyent

INTRODUCCIÓN de la ruta “Puntals de Planicia desde Puigpunyent”

La ruta “Puntals de Planicia desde Puigpunyent” discurre por los términos municipales de Puigpunyent, Estellencs y Banyalbufar. Recorre caminos que se encuentran en un entorno natural incomparable donde observamos por todas partes las huellas de los antiguos carboneros. La sierra de Puntals de Planicia se halla entre el Puig de Galatzó y la Mola de Planicia. Tiene una altura máxima de 896 metros. Alcanzamos esta cima superando el Pas de Sa Rata,una cornisa aérea, bastante expuesta. El regreso lo realizamos por el Pas des Cotxo, una larga y estrecha vaguada. La máxima dificultad se encuentra en estos dos pasos donde debemos extremar la precaución para evitar incidentes imprevistos.

DATOS TÉCNICOSde la ruta “Puntals de Planicia desde Puigpunyent”

Fecha de Inicio: 24-08-2022    Hora de Inicio: 09:00  Distancia: 19.89 Km    Altitud min: 227 m    Altitud máx: 896 m Desnivel positivo: 982 m   Desnivel negativo: 982 m   Altitud inicial: 244 m  Tiempo Total: 08:45 Tiempo Caminando: 06:27  Velocidad media: 3,1 km/h    Circular    Moderado

Powered by Wikiloc

ITINERARIOde la ruta “Puntals de Planicia desde Puigpunyent”

  1. Puigpunyent
  2. Camí Vell de Estellencs
  3. Son Fortesa
  4. Cruz de s’Ermitá
  5. Fuente de s’Abelló
  6. Casas de Muntanya
  7. Ermita de Sant Onofre
  8. Pas de Sa Rata
  9. Puntals de Planicia
  10. Pas des Cotxo
  11. Camí de na Jovera
  12. Coll de Estellencs
  13. Puigpunyent

DESCRIPCIÓNde la ruta “Puntals de Planicia desde Puigpunyent”

La ruta “Puntals de Planicia desde Puigpunyent” tiene como objetivo realizar un recorrido por la Serra de Puntals de Planicia, partiendo de Puigpunyent, subiendo por el Pas de Sa Rata y bajando por el Pas des Cotxo.

El punto de partida de este itinerario lo he situado en el camino de la Vela, frente al Polideportivo. Allí dejamos aparcado nuestro coche y comenzamos a caminar en dirección a la salida del pueblo hacia Esporles y Banyalbufar por el Coll des Grau. Tomamos la carretera Ma-1101 que une Puigpunyent con la Granja de Esporles. Enseguida la abandonamos para dirigirnos a las casas de la posesión de Son Fortesa por el Camí Vell de Estellencs, siguiendo los indicadores del GR-221.

Llegamos a la barrera metálica de entrada a la finca y a mano izquierda vemos la casita del Granero del Diezmo. Aquí se depositaba el diezmo, impuesto que los productores del campo debían entregar al señor, al rey o a la Iglesia y que consistía en una décima parte de la cosecha. Avanzamos por el camino asfaltado, que sube ligeramente. Luego hace un giro a la izquierda, aquí a la derecha vemos el Camí del Salt de Son Forteza, cerrado por una barrera.

Camino asfaltado que va a las casas de Son Fortesa

Camí Vell de Estellencs

Un poco más arriba abandonamos el camino asfaltado que llega a las casas de Son Fortesa, y giramos a la derecha por un camino de tierra allí donde los indicadores GR nos señalan la ruta a seguir. A partir de ahora ya estamos en el Camí Vell d’Estellencs. Se trata de un antiguo camino de herradura que unía los pueblos de Puigpunyent y Estellencs. Pasamos una pequeña barrera de madera que se abre y subimos unas primeras curvas bien empinadas.

Al acabar las curvas, a la izquierda y abajo podemos ver un pozo tapado con unas ramas y un gran aljibe en desuso. Este aljibe recogía el agua de tres fuentes muy cercanas: la de Aritja, la de s’Albelló y la de la Replegada. Unos minutos más arriba, también a nuestra izquierda, divisamos sobre una roca lo que queda de la pequeña Cruz de s’Ermitá. Fue puesta en este lugar en memoria del ermitaño José de San Antonio, quien murió despeñado aquí mismo en 1740.

Casas de Muntanya

Un poco más adelante y a la izquierda del camino nos encontramos con la fuente de s’Abello, cubierta totalmente por juncales. Subiendo a la parte de arriba podemos apreciar que se trata de una mineta que vierte el agua sobre una pila rectangular picada en la misma roca que servía para abrevar el ganado que pacía por aquellos lugares. El agua sobrante cae al camino y forma un cárcavo al otro lado.

Casas de Muntanya

Seguimos en suave subida hasta un cruce de caminos señalizados con indicadores GR. A la izquierda tenemos una carbonera en ruinas. En la misma dirección un poco más adelante las casas de Muntanya, en claro estado de abandono. Nosotros tomamos el camino de la derecha. Enseguida este camino comienza a ascender atravesando el encinar. Pasamos por un portillo y giramos a la derecha tomando un atajo indicado por una estaca GR. La pista de la izquierda realiza un rodeo y la tomamos más adelante al final del atajo.

Ermita de Sant Onofre

Proseguimos la marcha y un poco más arriba tomamos un desvío por nuestra derecha para dirigirnos a la Ermita de Sant Onofre, a la que llegamos en pocos minutos. Esta ermita ubicada en las laderas meridionales del monte de Sa Parra, se encuentra en estado de ruina total. Su uso religioso se produjo entre el siglo XVI y 1820, cuando los ermitaños fueron sustituidos por los campesinos que transformaron la ermita en núcleo de explotación agrícola.

Ermita de Sant Onofre

Después de visitar este lugar saltamos una pared medianera. A continuaciomamos un sendero que pronto desemboca en el ancho camino que por la derecha conduce hasta el Coll des Grau. Cogemos este camino por la izquierda e iniciamos un breve descenso y pronto nos viene una curva pronunciada; en su interior a la izquierda encontramos una ruinosa olla de un viejo horno de cal. Seguimos por este camino, ahora con una subida más pronunciada, y llegamos a una bifurcación importante, señalizada, donde nos encontramos de nuevo con el Camí Vell de Estellencs. A la izquierda hay unas rocas que constituyen un buen mirador natural que ofrece unas buenas vistas.

Coll de Estellencs

Cogemos este camino, ahora con una subida más acusada, y poco después alcanzamos una zona más plana. Avanzamos por este llano y unos cien metros antes de llegar al Coll de Estellencs vemos a nuestra derecha que sale un camino, no muy evidente, señalizado con un hito y unas marcas de pintura roja, que tomamos para dirigirnos al Pas de Sa Rata. El camino sube entre las encinas. Pronto nos encontramos con una pared de piedra y un portillo. Aquí se encuentra la línea divisoria que separa los términos municipales de Puigpunyent y Estellencs y entramos en este último término.

Poco a poco el camino se ha ido convirtiendo en bonito sendero que discurre por la falda de la Serra des Puntals. Avanzamos durante un largo trecho con abundante carrizo, teniendo el mar a la izquierda y la Serra a la derecha. Luego dejamos este sendero y tomamos otro a nuestra derecha, señalizado con un hito. En fuerte subida y en poco tiempo llegamos a un pequeño llano donde hay una era de carbonero. El camino continúa por detrás de esta era.

Puntals de Planicia desde Puigpunyent
Era de carbonero

Un poco más adelante cruzamos otra pared de piedra divisoria de términos municipales. Ahora dejamos el término municipal de Estellencs y entramos en el de Banyalbufar y en la Finca Pública de Planícia. Hay algunos hitos y marcas de pintura azul que señalan el camino. Este camino sigue subiendo por una pendiente más pronunciada y nos acerca a la base del acantilado.

Pas de sa Rata

Aquí comienza el Pas de Sa Rata. Se trata de una cornisa aérea, bastante expuesta que sube en diagonal haciendo dos lazadas. Es un paso que podemos calificar de difícil ya que discurre entre las grietas de las rocas y alguna que otra pequeña zona plana. Esto nos obliga a emplear las manos en todo el recorrido agarrándonos como podemos a las aristas de las rocas. La subida es casi vertical con una caída de más de veinte metros por lo que no es recomendable para personas con problemas de vértigo. Está situado en la vertiente oeste de los Puntals de Planicia entre el Pas de s’Encletja y el Pas de sa Biga de Planicie, a 851 m de altitud.

Puntals de Planicia desde Puigpunyent
Pas de sa Rata
Puntals de Planicia desde Puigpunyent
Pas de sa Rata

Puntals de Planicia

Superado el paso llegamos a una zona más plana, pero sigue siendo un encinar, aunque en los bordes de los acantilados de toda la sierra está totalmente despejado. Al final del paso vemos un camino transversal que tomamos por nuestra derecha. Nos dirigimos hacia el primer puntal de Son Fortesa, situado a 878 m de altura. Desde este lugar observamos unas magníficas vistas de la zona de Estellenç, la Mola de S’esclop y el Puig de Galatzó.

Puntals de Planicia desde Puigpunyent
Segundo Puntals de Planicia con el Galatzó al fondo

Después continuamos subiendo, sin camino pero por un terreno fácil de andar y llegamos al segundo puntal de Son Fortesa, situado a 882 m de altura, que alcanzamos en poco tiempo. Desde este lugar la panorámica es más amplia permitiendo ver el Puig de Galatzó, Calvia, Puigpunyent, Puig de na Bauçana, Fita del Ram, la Bahía de Palma, etc. Desde aquí nos dirigimos hacia el extremo más occidental, al tercer puntal, situado a 896 m de altura, punto más alto de la Serra dels Puntals, donde hay un hito grande con un pequeño belén en su interior y donde se observan unas extraordinarias vistas panorámicas que compensan sobradamente el esfuerzo que hemos realizado hasta ahora.

Puntals de Planicia desde Puigpunyent
Panorámica que ofrece los Puntals de Planicia.
Puntals de Planicia desde Puigpunyent
Tercer Puntals de Planicia

Pas des Cotxo

A continuación cruzamos el encinar en dirección al extremo opuesto, donde está el Pas de sa Rata, y tomamos el camino de carro que vimos al subir del paso. Este camino, llamado Camí de s’ Arboçar y también Camí de Carro o de Sa Mola, atraviesa toda la sierra y continúa hasta la Mola de Planicia y a lo largo de su recorrido encontramos numerosos vestigios de la actividad carbonera de otra época.

Después de un rato de caminar descendiendo por este camino nos encontramos con una bifurcación. Por la derecha continúa el Camí de s’Aboçar y por la izquierda se inicia una tremenda vaguada, que tomamos para ir en busca del Pas des Cotxo. En realidad este paso no es un punto concreto sino que es toda la bajada por la “rosseguera” y estrecha vaguada. Es un antiguo atajo poco conocido y sin acotar, que salva un gran desnivel, empleado por los carboneros para bajar los carros cargados de carbón desde los puntales al camino de la Coma Gran de Planicia. Entonces era una operación temeraria y arriesgada que hoy me parece imposible visto el estado en el que se encuentra este paso.

Puntals de Planicia desde Puigpunyent
Pas des Cotxo

Camí de na Jovera

Salimos al camino de la Coma Gran de Planicie que tomamos por nuestra izquierda en suave subida. Un poco más arriba al llegar a la altura de dos enormes rocas solitarias, abandonamos este camino y cogemos la desviación de la izquierda, que por un terreno más inclinado , en pocos minutos nos deja en el Camí de na Jovera. Tomamos este ancho camino por la derecha avanzando por una zona más llana.

Pasamos al lado de un aljibe cubierto y de un ranxo de carbonero con su era, horno de pan, cabaña, incluso vemos un horno de cal. Tenemos que tener en cuenta que estamos en una zona de la llamada industria del carbón vegetal, por lo tanto a lo largo del recorrido hemos visto muchos vestigios de esta actividad económica del pasado.

Pared divisoria

Un poco más adelante nos encontramos con otra pared de piedra transversal que limita los términos municipales de Banyalbufar y Estellencs y al mismo tiempo indica el final de la Finca Pública de Planícia. Cruzamos la pared seca por un botador y entramos en el término municipal de Estellencs y en la finca de Son Fortuny. Detrás continua el camino por el que seguimos avanzando. Pasamos por una especie de mirador natural, que vemos a nuestra derecha y que nos ofrece una bonita estampa del Puig de Galatzó y la Mola de s’Esclop.

Puntals de Planicia desde Puigpunyent
El Puig de Galatzó visto desde este mirador natural

Caminamos durante un rato más y enganchamos de nuevo el Camí Vell de Estellencs que ahora cogemos por la izquierda en subida hasta llegar al Coll de Estellencs. Aquí vemos otra pared de piedra divisoria de los términos municipales de Estellencs y Puigpunyent donde observamos un portillo y una escalera de madera a ambos lados de la pared que se encuentra en malas condiciones y que en su día debió servir para saltar el muro de piedra cuando el portillo se cerraba con una puerta.

Cruzamos por el portillo y entramos en el término de Puigpunyent y en el llano donde unos cien metros más adelante, ahora a mano izquierda, está el camino que por la mañana cogimos para dirigirnos al Pas de Sa Rata. Aquí cerramos el círculo y ya solo nos queda regresar al punto de inicio en Puigpunyent, donde dejamos aparcado nuestro coche dando por finalizada esta fantástica excursión.

Puntals de Planicia desde Puigpunyent
Coll de Estellencs

Los componentes del grupo hemos sido: Salvador Gea y yo Juan González Blázquez como guía.

MIS FOTOS

Más fotos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *