mayo 25, 2024

CINGLES DE S’OBI por el Pas de sa Servera

INTRODUCCIÓN de la ruta “Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera”

La ruta “Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera” es una ruta circular, exigente y de difícil acceso, que recorre antiguos caminos de montaña y senderos poco conocidos. En la primera parte los caminos discurren por bancales de olivos, donde se pueden presentar problemas de paso. El itinerario pasa por el Pas de la Servera, que aunque un poco aéreo, no presenta ninguna dificultad y también por el Pas de sa Mula, mucho más fácil. Nos lleva a uno de los rincones más maravillosos y bucólicos de la isla, los Cingles de s’Obi, de difícil localización. El desnivel es importante y, sobre todo, hay tramos en donde la orientación es complicada.

DATOS TÉCNICOS de la ruta “Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera”

Fecha de Inicio: 03 Julio 2023    Hora de Inicio 10:02 Distancia: 11,53 Km    Altitud min: 48 m    Altitud máx: 530 m  Desnivel Positivo: 621 m   Desnivel negativo: 618 m  Altitud inicial: 60 m  Tiempo Total:07:57 Tiempo Caminando: 04:24 Velocidad media: 2,6 km/h Circular Difícil

Powered by Wikiloc

ITINERARIO de la ruta “Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera”

  1. Avinguda del Pintor Juli Ramis (Sóller)
  2. Camí del Racó d’en Vives
  3. Barrera
  4. porxo” en ruinas
  5. Portell de sa Daumada
  6. Pas de sa Servera
  7. Es Clot
  8. Coll de s’Ullastre
  9. Pas de sa Mula
  10. Cingle de s’Obi
  11. Torrent de sa Coma Carnissera
  12. Na Mamelluda
  13. Camino del Torrente de sa Coma
  14. Camí de ses Tres Creus
  15. Cementerio de Sóller
  16. Avinguda del Pintor Juli Ramis (Sóller)

DESCRIPCIÓN de la ruta “Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera”

NOTA: Tengo que advertir que la primera parte de esta ruta, hasta el Pas de sa Servera, transcurre por terrenos privados, donde nos vamos a encontrar con varias barreras cerradas. Por ello, si apareciera algún representante de la propiedad, hay que pedirle permiso para transitar por sus tierras y, en cualquier caso, seguir siempre sus indicaciones.

La ruta “Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera” tiene como objetivo recorrer parte de la ladera norte de la Serra de Alfàbia, transitando por caminos poco conocidos y superando un par de pasos de montaña, que no presentan demasiada dificultad.

El punto de partida de este itinerario lo he situado en Sóller, en la Avinguda del Pintor Juli Ramis, en las cercanías del Institut Guillem Colom Casasnovas, donde dejamos aparcado nuestro coche. Comenzamos a caminar por esa calle, al final de la cual se encuentra el referido Instituto. Enseguida giramos a nuestra izquierda para luego tomar el Camí del Racó d’en Vives. Avanzamos por este camino, asfaltado, unos metros y lo dejamos para continuar de nuevo por la izquierda, cruzando una barrera abierta.

Institut Guillem Colom Casasnovas

Bancales de olivos

Detrás de la barrera sale un ancho camino de tierra que sube ligeramente. Más arriba, cuando hace un giro a la derecha, lo abandonamos para continuar de frente por un viejo camino escalonado, poco visible al principio por culpa de la vegetación. Enseguida damos con una barrera cerrada, que superamos por el punto que nos resultó más fácil. No hace mucho se salvaba por un “botador” metálico que había unos metros a la izquierda. Actualmente todo es rejilla.

Bancales de olivares

Detrás de la barrera sale un camino asfaltado por el que caminamos unos metros. Luego tomamos dirección oblicuo izquierda, subiendo por los bancales de olivos. Desde este lugar ya tenemos una buena vista de Sóller. Más arriba torcemos a la izquierda y seguimos subiendo por los bancales. Llegamos a una barrera que saltamos fácilmente y seguimos por un estrecho camino enmarcado por paredes a ambos lados, hasta alcanzar otra barrera.

Porxos

El camino empedrado ahora sube dibujando lazadas por los bancales. En unos minutos dejamos a mano izquierda un “porxo” en ruinas y un poco más adelante entramos en un pinar. El camino ahora sube por una pendiente más acusada, dibujando lazadas para suavizar el desnivel. Siempre ascendiendo por el camino escalonado y por bancales, atravesamos el portell de sa Daumada. Continuamos subiendo, dejamos un derruido «porxo «a la derecha, y alcanzamos otra barrera, en este caso muy rudimentaria, que salvamos por un derrumbe que tiene a su izquierda.

Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera
Uno de los «porxos» que vemos en el camino

Un camino escalonado lleva en subida a un «porxo» recientemente restaurado. A continuación alcanzamos otro que está un poco más arriba y luego un tercero. Desde todos ellos se observa una panorámica excelente del Valle de Sóller. Desde este último continuamos hacia el sur, ligeramente a la derecha, por encima de un bancal y siguiendo el camino empedrado. Pero cuando éste comienza a subir, lo dejamos para seguir por la derecha, descendiendo un poco, para pasar por un estrecho paso. Estamos en el inicio del Pas de sa Servera.

Pas de sa Servera

El Pas de sa Servera está situado entre los 368 y 369 m de altitud. Es un antiguo camino de herradura que salva un considerable desnivel y se va acercando a una zona de peñascos. En algunos tramos presenta pared de sostenimiento. Atravesamos entre la pared rocosa y un pino, y seguimos por una especie de estrecha cornisa. Luego torcemos a la izquierda y subimos por una pequeña canal hasta alcanzar una rejilla en el suelo. Al lado se ven un par de “coll de tordos”.

Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera
Pas de sa Servera
Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera
Pas de sa Servera

Al finalizar la subida nos encontramos con un precioso camino de herradura con vistas espectaculares, que en diez minutos, en suave bajada, nos lleva hasta un par de casas de nueva construcción, ubicadas en el rincón conocido como es Clot. La de la derecha se llama Ca’n Vicenç. Entre ambas casas se inicia una pista de tierra. Avanzamos por esta cómoda pista, con poco desnivel y un poco más adelante dejamos a nuestra derecha la casa s’Estepar. Poco después, en una curva cerrada, obviamos la desviación que enlaza con el Camí de Ses Rotgeres.

Pas de sa Mula

A continuación alcanzamos el Coll de s’Ullastre, por donde cruza la pista que sube a S’Arrom. Tomamos esta pista por nuestra derecha y cruzamos un portillo con la barrera abierta. Descendemos por esta pista que realiza varias curvas cerradas. Después en una curva más amplia la abandonamos y seguimos por la izquierda, subiendo entre las rocas, por un camino no muy claro. Luego entramos en un terreno resbaladizo y cruzamos una primera “rosseguera”.

Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera
Coll de s’Ullastre

A partir de este punto el sendero se irá tornando camino de herradura, hasta llegar al Pas de sa Mula, donde describe algunas lazadas en subida y apoyado en pared de sostenimiento. El paso es una senda-rosseguera, situado a 521 m de altitud y no ofrece ninguna dificultad, salvo el acantilado que tiene al lado. Continuamos en dirección oeste por el Cingle de s’Herba y llegamos a una especie de mirador natural que nos ofrece unas buenas vistas del Valle de Sóller.

Cingle de s’Obi

Desde aquí continuamos dirección suroeste sin perder altura. Cruzamos otra “rosseguera” y poco después vemos una pequeña pared de piedra. No tenemos que cruzarla, sinó seguir por la izquierda subiendo un poco entre la vegetación. Unos minutos más adelante vemos una “sitja” a la derecha. Aquí el camino sigue en diagonal izquierda, no de frente.

Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera
Cingle de s’Obi

Poco después cruzamos otra “rosseguera” y enseguida llegamos al maravilloso y bucólico rincón del Cingle de s’Obi o de s’Herba. Como hemos visto es un rincón poco conocido y no fácil de encontrar. En él hay una gran balma y una espectacular fuente de goteo, que consiste en una gran estalactita que se ha ido formando a lo largo del tiempo desde un chorro que parece salir a unos 8 metros del suelo. Esta estalactita deja caer el agua dentro de una piqueta de piedra. El sobrante de éste y otros numerosos goteos esparcidos allí cerca, pasan por un recogedor a una balsa/bebedero natural donde se guarda el agua. A pocos metros de la pica, hay un pozo excavado en la roca de gran profundidad con agua al fondo y un brocal de piedra seca para protección.

Torrent de sa Coma Carnissera

Desde s’Obi seguimos en la misma dirección sin alejarnos mucho de las paredes rocosas del Cingle. Es un tramo algo complicado, aunque los hitos y flechas rojas nos pueden ayudar un poco. Descendemos por un terreno rocoso con mucha maleza y árboles caídos hasta una “sitja” empedrada. Desde la misma descendemos, sólo un poco más, en diagonal derecha, Noroeste. Pasamos por una zona de rocas, volvemos a descender algo en diagonal derecha y subimos un poco a la izquierda cruzando una estrecha «rosseguera».

Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera
Atravesando una «rosseguera»

Después pasamos por un pequeño collado y tras llanear un poco, cruzamos otra «rosseguera» ascendiendo en diagonal. Poco después llegamos a una pared medianera en un espolón, que cruzamos. Dejamos dos balmas juntas a la izquierda y bajamos hasta otra “sitja” junto al Torrent de sa Coma Carnissera. Aquí nos encontramos con el Camino que lleva al Pas de Llis que ya recorrimos en otra ocasión. Cruzamos el torrente, vamos a la derecha y subimos a una cornisa por ese bonito camino.

Na Mamelluda

Después el camino desciende un poco y llegamos a una bifurcación. Por la derecha, en bajada, tenemos el Camino del Torrente de sa Coma, que tomaremos después. Ahora cogemos el camino de la izquierda para ir a Na Mamelluda, una inmensa balma en la que destaca un muro de piedra de unos dos metros de alto y cuarenta de largo. Tiene una abertura por donde entraba el ganado para que las madres pudieran amamantar a sus crías. En realidad antes de visitar este lugar continuamos por el hermoso camino hasta alcanzar una caseta y disfrutar de las vistas que desde allí se observan.

Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera
Balma Na Mamelluda

Camí del Torrent de sa Coma

De regreso es cuando nos desviamos por nuestra derecha para subir en pocos minutos a la balma. Tras visitarla descendemos de nuevo al camino y ahora sí continuamos por el Camino del Torrente de sa Coma, en claro descenso. Pronto este camino se convierte en pista, primero de tierra, luego hormigonada y por último asfaltada. Primero pasamos junto a una casa, que vemos a nuestra izquierda. Luego otra a mano derecha “Ca’n Gall”. Un poco más abajo el camino cruza el Torrent de sa Coma Carnissera por un pequeño puente de piedra, con dos minúsculos ojos.

Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera
Puente sobre el Torrent de sa Coma Carnissera

Más abajo llegamos a una barrera cerrada con un paso para peatones en su lado izquierdo. Cruzamos la barrera y dejamos a mano derecha el camino que sube a s’Arrom. Un poco más abajo pasamos al lado de las Casas de sa Coma y después de varias curvas enlazamos con el Camí de ses Tres Creus. Aquí continuamos por la derecha hasta llegar al cementerio de Sóller. Luego cruzamos el pueblo tomando varias calles hasta llegar a la Avinguda del Pintor Juli Ramis, donde situamos el punto de partida, dando por finalizada esta dura y exigente excursión.

Cigles de s’Obi por el Pas de la Servera
El Penyal de Migdia asomándose entre las nubes (Sóller)

Los componentes del grupo hemos sido: Salvador Gea y yo Juan González Blázquez como guía.

MIS FOTOS

Fotos Salvador

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *