octubre 4, 2022

PUIG DE SA GALERA por el Pas de Can Boqueta y regreso por los Cingles de Son Rullan

INTRODUCCIÓN de la ruta “Puig de Sa Galera por el Pas de Can-Boqueta”

La ruta “Puig de Sa Galera por el Pas de Can-Boqueta”, que se inicia y finaliza en Deià es otra variante para coronar la cima de este puig. En este caso subimos por el Pas de Can boqueta, que no ofrece mucha dificultad. Alcanzamos las cimas del Puig des Vedell y del Puig des Vent y seguimos por el Camí de s’Arxiduc para regresar a Deiá por los Cingles de Son Rullan. Esta larga y dura ruta discurre entre bancales de olivos y algarrobos y bosques de encinas y pinos. Por inclinadas vaguadas y rossagueras;  terrenos pedregosos y resbaladizos. Presenta desniveles importantes con grandes subidas y bajadas. Las vistas que ofrece son fantásticas.

DATOS TÉCNICOS de la ruta “Puig de Sa Galera por el Pas de Can-Boqueta”

Fecha de Inicio: 12-04-2022    Hora de Inicio: 09:12  Distancia: 18,15 Km    Altitud min: 130 m    Altitud máx: 1.011 m Desnivel positivo: 1.229 m   Desnivel negativo: 1.229 m   Altitud inicial: 166 m  Tiempo Total: 09:34 Tiempo Caminando: 06:54  Velocidad media: 2,6 km/h    Circular     Difícil

Powered by Wikiloc

ITINERARIO de la ruta “Puig de Sa Galera por el Pas de Can-Boqueta”

  • Deiá
  • Calle Archiduque Luis Salvador
  • Camí de Son Canals
  • Camino del Pas de Can Boqueta
  • Pas de Can Boqueta
  • Sa Galera
  • Puig des Vedell
  • Puig des Vent
  • Pla de Sa Serp
  • Camí de s’Arxiduc
  • Puig Gros
  • Pla dels Aritges
  • Puig Es Caragolí
  • Camí de los Cingles de Son Rullan
  • Font de sa Rota;Castell des Moro
  • Calle Archiduque Luis Salvador
  • Deiá

DESCRIPCIÓN de la ruta “Puig de Sa Galera por el Pas de Can-Boqueta”

La ruta “Puig de Sa Galera por el Pas de Can-Boqueta”, tiene como objetivo coronar esta cima de 908 m de altitud, partiendo de Deiá y subiendo por el camino del Pas de Can Boqueta. Después coronar las cimas del Puig des Vedell y del Puig des Vent. Luego recorrer un tramo del Camí de s’Arxiduc y regresar a Deiá por el Camí dels Cingles de Son Rullan.

Llegamos al pueblo de Deiá por la carretera Ma-10 Valldemossa-Deià y dejamos aparcado nuestro vehículo en un pequeño parking gratuito que hay a la entrada de esa localidad, a la izquierda de la carretera viniendo de Valldemossa, a la altura del kilómetro 62.4. Hay espacio para varios vehículos. Iniciamos la excursión por la carretera en dirección al pueblo por la calle Archiduque Luis Salvador, para luego girar a la derecha y tomar la calle Camí de Son Canals, donde está el Hotel La Residencia, vemos un gran letrero que lo indica.

Aparcamiento

Después de una corta subida abandonamos esta calle por unas empinadas escaleras de piedra que encontramos a nuestra izquierda, único lugar por donde podemos continuar. Si siguiéramos de frente nos encontraríamos con una barrera cerrada. A estas escaleras le sigue un estrecho callejón que finaliza en una pista hormigonada que arranca de la barrera que hemos visto cerrada más abajo y por la cual continuamos subiendo por nuestra izquierda.

Mirador

Casi al final de esta pista, en la última curva, la abandonamos para continuar por nuestra derecha por otra pista, en este caso de tierra. Un poco más adelante, también dejamos esta pista y giramos a nuestra derecha en dirección a una casa. Esta casa está cercada con una rejilla que tiene dos rudimentarias barreras, una a la entrada y otra a la salida. Detrás de esta última nace una estrecha senda apenas visible entre la vegetación, por la que seguimos, que más adelante se ensancha haciéndose más evidente.

Enseguida vemos a nuestra izquierda un Mirador en lo alto de un peñasco, un poco camuflado con el paisaje. Dejamos momentáneamente el camino y subimos sin dificultad a lo alto del peñasco. Allí vemos una mesa y unas sillas hechas con troncos de árboles. El lugar ofrece unas buenas vistas del entorno. Después retomamos otra vez el camino que en ligero descenso pasa rodeando una caseta. Un poco más abajo alcanzamos el Camino del Pas de Can Boqueta.

Mirador

Por la derecha, este camino conduce a las casas de Can Boqueta y a Deiá. Antes era la vía adecuada para subir al Paso de Can Boqueta, pero actualmente sus propietarios no permiten el paso, ni tampoco se puede pasar por los aledaños donde han puesto cerramientos. Por este motivo para llegar a este punto he elegido la alternativa que describo, que aunque un poco más larga no presenta problemas de paso. Así que tomamos el camino por nuestra izquierda que ahora se adentra en un denso encinar y comienza a ascender dibujando varias lazadas para suavizar la subida.

Pas de Can Boqueta

Vemos a nuestra izquierda un horno de cal y también eras de carbonero con sus barracas en ruinas, muestras de esta antigua explotación económica. A partir de aquí la pendiente se acentúa y el camino ya no es tan claro ya que aparece cubierto de hojarascas que le hacen muy resbaladizo. Dejamos a nuestra izquierda una inmensa rosseguera muy inclinada. Nuestro camino la va bordeando describiendo numerosas lazadas. He de decir, que al ser poco evidente, continuamos subiendo innecesariamente durante un corto tramo, que luego nos obligó a descender.

En poco tiempo alcanzamos el Pas de Can Boqueta. Se trata de un paso equipado con un cable de acero forrado de plástico que da seguridad. Es un estrecho pasillo que al principio tiene unos escalones picados en la roca, luego hace un giro a la derecha y otro más a la izquierda. No ofrece ninguna dificultad si se tiene cuidado.

Puig de la Galera por el Pas de Can-Boqueta
Pas de Can Boqueta
Puig de la Galera por el Pas de Can-Boqueta
Pas de Can Boqueta

Superado el paso proseguimos nuestra caminata y enseguida llegamos a una pequeña pared de piedra donde hay un rudimentario botador por el que saltamos. Luego desembocamos a los pies de unas paredes escarpadas y a continuación atravesamos una gran rosseguera de gruesas piedras. Al otro lado alcanzamos el inicio de una inmensa vaguada, muy inclinada, con un terreno pedregoso y bastante resbaladizo. Los hitos marcan la senda correcta que tenemos que seguir. Las vistas desde este lugar son impresionantes.

Puig de la Galera por el Pas de Can-Boqueta
Subiendo por la inmensa vaguada

Puig de Sa Galera

Al cabo de un rato de continua subida alcanzamos la parte alta de la vaguada y allí tenemos un sendero que nos cruza perpendicularmente. Tomamos este sendero por nuestra izquierda y en pocos minutos llegamos al Puig de Sa Galera, situado a 908 m de altitud y coronado con un vértice geodésico. Esta cima nos ofrece unas vistas fantásticas de Deiá, el Puerto de Sóller y las principales cumbres de la Serra de Tramuntana, destacando el Puig Balitx, Puig de Sa Bassa, Penyal de Migdia, Puig Major, Puig des Mor, el Massanella, la Serra d’Alfàbia, etc.

Puig de la Galera por el Pas de Can-Boqueta
Vértice Geodésico del Puig de Sa Galera

Desde este lugar regresamos al cruce anterior y nos encaminamos hacia el Puig des Vedell, situado a 932 m de altitud, bastante rocoso y desde este al siguiente, el Puig des Vent de 1005 m. de altura, coronada por un gran hito. Tanto de uno como de otro las vistas son extraordinarias, destacando el imponente Puig des Teix. En el descenso de este puig vemos una gran era de trillar y las ruinas de una caseta. En breve alcanzamos el Pla de Sa Serp y desde aquí nos dirigimos hacia el Camí de s’Arxiduc.

Puig de la Galera por el Pas de Can-Boqueta
El Puig des Teix visto desde el Puig des Vent

Camí de s’Arxiduc, tramo de a ruta “Puig de Sa Galera por el Pas de Can-Boqueta”

Antes saltamos por un botador que salva una pared de piedra seca que separa los términos municipales de Deiá y Valldemossa. Ahora entramos en este último término. Poco después descendemos por un corto paso y a continuación alcanzamos el Camí de s’Arxiduc. Este camino, por la izquierda, se dirige a Valldemossa por el Camí de la Coma des Cairats. Nosotros seguimos por la derecha. Este camino forma parte de la Ruta de la Pedra en Sec o GR-221 y fue mandado construir por el Archiduque Luis Salvador de Austria. Tiene un gran valor constructivo y paisajístico y constituye uno de los itinerarios más hermosos entre los que recorren Mallorca.

Puig de la Galera por el Pas de Can-Boqueta
Puig Es Caragolí

Enseguida alcanzamos un mirador natural que nos ofrece unas magníficas vistas. A continuación subimos hasta el Puig Gros que tiene una altura de 938 m. Más adelante alcanzamos el Pla dels Aritges donde vemos a mano izquierda el Camí de Ses Fontanelles que también conduce a Valldemossa. Poco después llegamos al Puig Es Caragolí. Esta cima está situada a 944 m de altitud y ofrece unas vistas panorámicas extraordinarias. Podemos distinguir la Foradada, Cala de Deià, Deià, el Puerto de Sóller, el Moncaire, el Puig Major, Penyal de Migdia, El Massanella, el Puig de Sa Galera, el Puig des Vent, el Teix, etc.

Cingles de Son Rullan

Después de disfrutar de estas vistas seguimos avanzando hasta que al poco tiempo vemos a nuestra derecha los hitos que indican el descenso hacia Deià. Así que dejamos el Camí de s’Arxiduc y continuamos por el Camí de los Cingles de Son Rullan, que también forma parte de la Ruta de la Pedra en Sec. Al principio el camino, bien señalizado con hitos, desciende por un roquedal. Cruzamos la línea divisoria que separa los términos municipales de Valldemossa y Deià y entramos de nuevo en este último término.

Mirador

Luego vemos un cartel que señala el final de la finca por esta parte y a continuación llegamos a un pequeño grupo de encinas y a una especie de mirador natural, desde donde tenemos una buena imágen de la Foradada y las casas de Son Marroig. Podemos decir que estamos en la parte alta de los Cingles de Son Rullan. Desde aquí el camino, aferrándose a la pared de los peñascos, inicia un descenso espectacular dibujando una infinidad de lazadas para salvar la pronunciada pendiente. Hay que descender con cuidado para evitar los resbalones que nos pueden causar las muchas pequeñas piedras sueltas que existen en este tramo.

Puig de la Galera por el Pas de Can-Boqueta
Mirador natural

Los cingles o riscos de Son Rullan finalizan en el bosque del Molí. Es un espeso bosque de encinas, donde el camino describe pequeñas y numerosas curvas y donde vemos los restos de la antigua actividad de los carboneros. Cuando llegamos a una antigua carbonera, con un horno de pan muy bien conservado, nos topamos con un cruce de caminos. Por la izquierda se va a las casas de Son Rullan, que obviamos. Por la derecha al Pas Vell de Son Ripoll, que también ignoramos. Así que seguimos de frente y muy pronto el camino de herradura se convierte en un bonito camino de carro que sigue bajando, ahora hacia la izquierda. Poco después salimos del encinar y entramos en un olivar.

Font de Sa Rota

Un poco más abajo llegamos a una barrera metálica. Detrás sale el camino que por esta parte también conduce a las casas de Son Rullan y que no hay que tomarlo. Seguimos por la derecha y luego giramos a la izquierda y enseguida nos encontramos con otra bifurcación, aunque en este caso da igual seguir por el camino carretero de la derecha o seguir de frente por la senda empedrada, ya que un poco más adelante enlazamos de nuevo con el camino carretero.

Puig de la Galera por el Pas de Can-Boqueta
Font de Sa Rota

Poco después, dejamos el camino carretero y seguimos por el sendero de la izquierda. En este sendero vemos a nuestra derecha la Font de sa Rota. Es una fuente de mina construida debajo de un ”marge” y hecha de piedra en seco. Se encuentra en muy buen estado de conservación y es perfectamente accesible. Al fondo hay un pozo o depósito donde se acumula el agua que viene de las infiltraciones bajo tierra y de sus paredes. Continuamos por el sendero, muy cubierto de vegetación, que ahora desciende casi paralelo al torrente des Castell des Moro, que vemos a nuestra izquierda.

Castell des Moro

Más abajo pasamos por un portillo y de repente nos sorprende la silueta de este castillo, frente a nosotros, en lo alto de un peñasco. Decidimos ir a visitarlo, y para ello dejamos provisionalmente nuestro camino y tomamos una senda, apenas perceptible, que sale por nuestra derecha. Esta senda, muy cubierta por la vegetación, asciende rápidamente por el bosque, entre la maleza, hasta llegar a una zona de rocas. Aquí pasamos una pared de piedra seca medio derruida y al otro lado está la vía por la que se accede a esta fortificación. En realidad se trata de una torre de defensa medieval que en la actualidad se encuentra en muy mal estado. El acceso es difícil y peligroso por lo que no recomiendo su visita.

Puig de la Galera por el Pas de Can-Boqueta
Castell des Moro

Desde este lugar regresamos de nuevo al camino. Enseguida pasamos por un portillo entre altas paredes de piedra y a continuación vemos a nuestra izquierda las casas de Son Borràs. Un poco más abajo desembocamos en una pista de tierra, que tomamos por nuestra derecha. Por la izquierda lleva a las referidas casas. Esta pista pasa al lado del hotel Es Molí y luego nos deja en la carretera Ma-10 Valldemossa-Deià. Cruzamos la carretera y seguimos por el otro lado, en dirección al pueblo, por una pasarela , hasta que en breve alcanzamos el aparcamiento donde dejamos estacionado el coche, dando así por finalizada esta extraordinaria e impresionante ruta.

Llegando a Deiá

-Los componentes del grupo hemos sido: Emiliano Robles, Salvador Gea y yo (Juan González Blázquez) como guía.

MIS FOTOS

Más Fotos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *