octubre 24, 2021

PAS DEL GAT-TORRE DE LA PEDRISSA desde Son Marroig

INTRODUCCIÓN de la ruta “Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig”

La ruta “Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig” es una ruta circular que discurre por caminos de las posesiones de Son Marroig, Sa Marineta, Sa Pedrissa y Es Castellàs de propiedad privada, por lo que hay que contar con el correspondiente permiso de la propiedad, o solicitarlo en el sitio. La subida a la Torre de sa Pedrissa solo está permitida por el Camí de sa Torre. Los caminos están bien definidos, salvo algún tramo del Pas del Gat y de la subida a Es Castellàs. Presenta desniveles de cierta consideración y en el recorrido abunda en bosque de pinos y matorral. Las vistas que se observan son de primer orden. No es apta para cualquier persona.

DATOS TÉCNICOS de la ruta “Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig”

Fecha de Inicio:  13-Julio-2021    Hora de Inicio: 09:01  Distancia: 13.55Km    Altitud min: 0 m    Altitud máx: 393 m  Ascenso: 889 m   Descenso: 889 m   Altitud inicial:276 m  Tiempo Total: 08:19  Tiempo Caminando: 06:02      Circular    Moderado

Powered by Wikiloc

ITINERARIO de la ruta “Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig”

Son Marroig; Mirador des Galliner; Camí de Sa Foradada; Mirador de Sa Foradada; Mirador des Rotlo Gros; Pas del Gat; Mirador del Cingle d’en Visc; Camino del Pi de sa Pedrissa; Camí des Ribassos; Carretera de la Cala; Camí de sa Torre; Torre de sa Pedrissa; Cala de Deià; Carretera Ma-10; Carrer Can Quet; Can Panerer; El Castellàs; Carretera Ma-10; Son Marroig.

DESCRIPCIÓN de la ruta “Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig”

La ruta “Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig” tiene como objetivo realizar un recorrido por la zona de Deià que comprende Son Marroig, el Pas del Gat, Sa Pedrissa, Cala Deiá y el Castellàs.

Na Foradada, vista desde el Mirador des Galliner

Dejamos aparcado nuestro vehículo en el aparcamiento de Son Marroig, que está a la altura del kilómetro 65.800 de la carretera Ma-10 que une Valldemossa con Deià. Desde aquí nos dirigimos hacia las casas de Son Marroig. A la derecha tenemos el conocido Mirador de Son Marroig, también llamado Mirador des Galliner y unos metros más adelante su gemelo, ambos se hallan en la terraza de un bar. Los dos ofrecen una vista espectacular de la Foradada y una de las mejores puestas de sol que se pueden ver en Mallorca.

Desde los miradores nos dirigimos hacia las casas de Son Marroig, posesión que fue comprada por el Archiduque Luis Salvador, como otras muchas de esta parte de la isla. Hoy día está dedicada a la celebración de eventos. Pasamos por delante de su fachada principal y unos metros más adelante llegamos a una barrera que superamos por un botador metálico. Enseguida comienza una pista de tierra que atraviesa un bonito campo de olivos. Estamos en el Camí de Sa Foradada. A los pocos minutos llegamos al mirador de Sa Foradada que también ofrece una vista espléndida e incluso hay una mesa de piedra donde se puede merendar.

Mirador des Rotlo Gros

Mirador des Rotlo Gros

A partir de aquí la pendiente se acentúa. Pasamos por las cuevas de Son Marroig donde vemos como la acción del viento y del agua han ido dejando su huella en la roca. El camino sigue describiendo grandes lazadas para salvar la pendiente y más abajo vemos a nuestra izquierda el Mirador des Rotlo Gros que identificamos por sus característicos escalones y que ofrece una vista más cercana de la Foradada. Seguimos descendiendo hasta llegar a la segunda curva cerrada a la izquierda. Aquí tenemos que estar atentos pues debemos abandonar la pista yendo de frente. Aparentemente parece imposible, pues no se ve ningún camino, ni hito y el terreno está muy inclinado. No obstante después de los primeros pasos se vislumbra un sendero bastante bien definido y marcado con algunos hitos y flechas rojas. A nuestra derecha tenemos los acantilados y a nuestra izquierda la caída al mar.

Pas del Gat

Después de una subida suave esta se va acentuando por una pendiente muy pronunciada. Estamos en el Pas del Gat. En algunos tramos el sendero desaparece, por lo que debemos estar atentos a los hitos. Superada esta pendiente alcanzamos una pared de piedra, que separa las propiedades de Son Marroig y Sa Marineta y que cruzamos por un pequeño derrumbe. Un poco más arriba pasamos al lado de una balma y luego el sendero desciende un poco, para volver a subir por una zona rocosa. Más adelante nos encontramos con otra pared de piedra. Esta pared separa las propiedades de Sa Marineta y Sa Pedrissa y no presenta ningún derrumbe, así que la cruzamos por donde nos resultó más fácil.

Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig
Pas des Gat
Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig
Na Foradada

Mirador del Cingle d’en Visc

Continuamos caminando próximos a los acantilados y enseguida llegamos al Mirador del Cingle d’en Visc, que nos ofrece unas magníficas vistas de la Foradada y de esta parte de la costa mallorquina. Desde aquí tomamos el amplio camino que tenemos de frente, situados de espaldas al mirador y al poco rato nos llama la atención una enorme rueda de piedra y de colores, sujeta a la roca en posición vertical y construida para que sirva de banco y de mirador.

Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig
Mirador del Cingle d’en Visc

Seguimos avanzando por este estupendo camino, con la intención de tomar la desviación que por esta parte nos lleva hacia la zona conocida como Es Banc y a la Torre de sa Pedrissa, pero nuestro propósito se frustró ya que nos salió al encuentro un representante de la propiedad que no nos permitió continuar y muy amablemente nos acompañó hasta la salida a la carretera Ma-10 que estaba cerca.

Una vez en la carretera decidí renunciar a ir a la zona de Es Banc, pero no a la Torre de sa Pedrissa. Para ello seguí una ruta que a buen seguro no tendríamos problemas de paso. Así caminamos unos metros por la carretera y tomamos la primera desviación a nuestra izquierda, también asfaltada, que inicia un rápido descenso. Unos metros más abajo nos desviamos a la derecha y subimos por una cornisa que da acceso a través de un portillo rudimentario al Camino del Pi de sa Pedrissa, también llamado Camí de Sa Pesta. Allí vemos una baliza con la indicación “Cala de Deià/Pi de sa Pedrissa”.

Carretera de la Cala

Continuamos en dirección a Cala de Deiá. Pasamos junto a las casas de Can Lluch y Can Caleta y después de un rato de bajada, por este bonito camino y cruzando varias barreras que se abren, enlazamos con el Camí des Ribassos que viene de Deià. Seguimos por este camino hasta que a escasos metros llegamos a un puente de hierro y madera, que cruza el Torrent Major y por el que pasamos. Al otro lado está la carretera de la Cala, que tomamos por nuestra izquierda. Descendemos unos metros y llegamos a la zona de aparcamiento y un poco después llegamos a un cruce.

Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig
Panorámica de la costa que ofrece el Camí de sa Torre

De frente se va a la Cala de Deià, por dónde iremos después cuando regresemos de la Torre de sa Pedrissa. Ahora giramos a nuestra izquierda y tomamos el Camí de sa Torre, asfaltado, que asciende rápidamente. Luego llanea por un tramo de tierra y llegamos a la barrera que da acceso a la propiedad de sa Pedrissa. El camino hacia la Torre continúa por la derecha de la barrera. Ahora es un sendero. Bajamos unos peldaños de piedra y luego saltamos por un botador, donde vemos varios carteles con indicaciones sobre las medidas que tenemos que respetar.

Torre de sa Pedrissa

Continuamos por este bonito sendero y en poco tiempo llegamos a la torre. La Torre de sa Pedrissa está ubicada en la posesión de sa Pedrissa, de propiedad privada. Es una torre de defensa, que forma parte de la red de torres que se construyeron a lo largo de la costa mallorquina para la vigilancia permanente ante las incursiones marítimas. Se encuentra en relativo buen estado de conservación. Ofrece unas estupendas vistas sobre la costa.

Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig
Torre de sa Pedrissa

Visitada la torre, regresamos por el mismo camino hasta el cruce que he mencionado antes. Desde aquí nos dirigimos a la Cala de Deià, en la que no pudimos tomar un baño por el mal estado del mar. Desde la Cala regresamos por el mismo itinerario hasta alcanzar la carretera Ma-10. Llegados a este punto, en lugar de seguir por la derecha en dirección a Son Marroig, decidimos alargar la excursión haciendo un recorrido hasta la atalaya natural El Castellàs.

Can Quet

Para ello tomamos la carretera por nuestra izquierda, en dirección a Deià. Un poco antes de llegar a esta población, dejamos la carretera y cogemos el desvío a la derecha por el Carrer Can Quet. Un poco más allá seguimos por el segundo desvío a la derecha subiendo por unas escaleras. A nuestra izquierda dejamos las casas de Can Quet. Enseguida llegamos a una pequeña barrera cerrada que traspasamos por nuestra derecha.

Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig
Carrer Can Quet

Un poco más adelante llegamos a una bifurcación. Aquí aunque el camino principal va a la izquierda, tenemos que tomar el de la derecha, más estrecho y en claro ascenso. Un poco más adelante describe una serie de lazadas y luego llegamos a un portillo con una barrera de madera. Continuamos nuestra caminata y en unos minutos alcanzamos la casa de Can Panerer y la pequeña urbanización de ses Planes. Tomamos la pista hormigonada de la urbanización por nuestra izquierda y tras andar un par de metros nos desviamos también por nuestra izquierda para seguir por un camino que sube pegado a una pared de piedra y en el que hay que traspasar una pequeña y rudimentaria barrera. El camino continúa ascendiendo medio camuflado entre la abundante vegetación, lo que nos obliga a prestar atención a los hitos para no perderlo.

Es Castellàs

Pas del Gat-Torre de la Pedrissa desde Son Marroig
Botador en la pared medianera

A medida que subimos las vistas se van ampliando, ofreciendo una buena panorámica sobre Deià y el Puig de sa Galera. Pasamos junto a una caseta en ruinas, que dejamos a nuestra derecha y que nos puede servir de referencia de que vamos en buena dirección. Más adelante cruzamos otra barrera hecha con troncos y poco después llegamos a una pared medianera que cruzamos por un botador también rudimentario. Al otro lado de la pared tenemos un olivar y seguimos por nuestra derecha, por un terreno llano y despejado. Unos metros más adelante volvemos a encontrarnos con la pared, que en este punto forma un ángulo recto. Pasamos al otro lado y vamos en busca de los hitos que nos llevan a un amplio camino de carro que pasa por la base del Castellàs.

Un poco antes de que el camino empiece a descender nos desviamos a nuestra izquierda para coronar la cima de esta atalaya natural, de 397 m de altura. Subimos un corto y empinado tramo sin camino, ni hitos y llegamos a un pequeño collado. Aquí vemos tres pinos pegados a las rocas de la derecha, único lugar por el que se puede acceder a la cima, pero viendo que la trepada no nos ofrecía mucha seguridad, decidimos abandonar y regresar al camino.

Carretera Ma-10

Este camino comienza a descender suavemente rodeando la atalaya natural y cuando llegamos al lado opuesto de aquel por el que pretendíamos subir trepando, nos damos cuenta de que por aquí se sube sin dificultad. Continuamos descendiendo por el camino, que va dibujando algunas lazadas y luego lo abandonamos por nuestra derecha para seguir atajando por unos bancales hasta desembocar de nuevo en el camino que nos deja en la barrera que da acceso a la carretera Ma-10. Saltamos la barrera por un lateral y seguimos por la carretera, a nuestra derecha. En pocos minutos llegamos al aparcamiento donde dejamos estacionado nuestro coche, dando por finalizada esta extraordinaria excursión.

-Los componentes del grupo hemos sido: Jaime, Emiliano, Salvador y yo (Juan González Blázquez) como guía.

GALERIA FOTOS

Fotos Salvador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *